A lo largo de 30 años de experiencia en la Clínica médica, la Terapia intensiva y la Endocrinología, llegó a la Medicina Orthomolecular (bioquímica aplicada a la clínica) que logra prevenir patologías que son epidémicas en la actualidad.
Contacto de Prensa
Viviana Foguelman
@PrensaVF
15-5504-6086
www.vfmarketing-prensa.com

Intranet

Paginas de Interes

Redes sociales

Contactos

Lunes, Miércoles y Viernes de 10 a 14hs / Martes y Jueves de 14 a 18hs.
Lugar de atención: Consultorio Palermo,
Tel: 011-4807-7276

Videos Recientes

¿Hipoglucemia o ataque de pánico?

¿Cómo discernir, entre una u otra patología?

La hipoglucemia es una disminución del azúcar en la sangre por debajo de 60 mg%, que produce un cuadro de irritabilidad, hambre, sudoración, temblores, palpitaciones y, según la gravedad, llega a causar convulsiones, un estado de coma e incluso la muerte. Estos síntomas se desencadenan debido a que el primer órgano que responde a la carencia de azúcar en la sangre es el cerebro, y lo hace en forma rápida porque depende absolutamente de ella.

 

Con respecto a la hipoglucemia en forma brusca, podemos distinguir diversas causas. Se da en los pacientes diabéticos medicados con insulina (que disminuye el azúcar en la sangre), cuando se exceden en la dosis o se dan la dosis correspondiente pero luego no comen y/o hacen un ejercicio desmedido. Los cuidados de un diabético insulinodependiente son una orquesta en la que todos los instrumentos deben estar afinados, y el paciente debe ajustar la dosis de insulina con la cantidad de comida y la intensidad del ejercicio que realiza.

 

Otra causa habitual de hipoglucemia, menos grave que la anterior, se presenta en los pacientes ancianos que toman pastillas por la noche para controlar la diabetes tipo II, y luego no comen o comen muy poco, y en ellos se puede dar una hipoglucemia nocturna.

 

Además, es muy frecuente que se dé la hipoglucemia en personas obesas o con sobrepeso, que tienen una insulina alta en ayunas. Estos pacientes pueden tener “hipoglucemias postprandiales”. Es decir que cada vez que estas personas comen azúcar y harinas refinadas (facturas, caramelos, pan, etc.) provocan una subida mayor de insulina anormal, que puede generar una disminución del azúcar en la sangre.

 

Por otro lado, un ataque de pánico usualmente se identifica con síntomas similares a los de la hipoglucemia. Y, por supuesto que un cuadro real de hipoglucemia puede desencadenar un verdadero ataque de pánico, dado que es una sensación muy desagradable que el paciente vivirá con mucho temor.

 

¿Cómo discernir, entonces, entre una u otra patología? El diagnóstico se hace por los síntomas del paciente, los hábitos alimentarios, y por un análisis de sangre en el que se miden la glucosa y la insulina en ayunas, y a las 2 horas, luego de una comida rica en azúcares. Si después de este estudio el valor de glucosa es menor a 100 y la insulina es mayor de lo normal, entonces podemos pensar en un diagnóstico de hipoglucemia. En el caso del ataque de pánico, la glucosa en general se mantiene normal.

« Volver

Diseño Web ID
Atención:Tu navegador es muy viejo. Para visualizar correctamente esta página necesitas la última versión de Internet Explorer ó Google Chrome