A lo largo de 30 años de experiencia en la Clínica médica, la Terapia intensiva y la Endocrinología, llegó a la Medicina Orthomolecular (bioquímica aplicada a la clínica) que logra prevenir patologías que son epidémicas en la actualidad.
Contacto de Prensa
Viviana Foguelman
@PrensaVF
15-5504-6086
www.vfmarketing-prensa.com

Intranet

Paginas de Interes

Redes sociales

Contactos

Lunes, Miércoles y Viernes de 10 a 14hs / Martes y Jueves de 14 a 18hs.
Lugar de atención: Consultorio Palermo,
Tel: 011-4807-7276

Videos Recientes

Cansancio estacional: qué es la astenia de primavera

 La llegada de la primavera produce más cambios de los que se imaginan. Muchos sienten cansancio, apatía, irritabilidad y hasta tristeza. Un combo de síntomas conocido como astenia primaveral. Qué es y cómo se revierte.

La falta de energía física y mental y el estado de ánimo decaído, al punto de rozar la tristeza, que sienten muchas personas en esta época del año parece ir más allá de lo subjetivo. Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) no lo acredita como una enfermedad, este conjunto de síntomas que acompaña el cambio de estación es una respuesta fisiológica normal del organismo y se denomina astenia de primavera.

 

Se manifiesta con cansancio corporal, muscular y psíquico, una fuerte apatía, decaimiento y somnolencia. Podría compararse con un leve cuadro depresivo y desaparece en un par de semanas. Además, como son cambios que afectan en mayor o menor medida a todas las personas, no requiere tratamiento.Al respecto, la médica endocrinóloga María Alejandra Rodríguez Zia, explicó que los cambios horarios producen un desequilibrio en el acompañamiento biológico: “debido a esto, en la primavera se genera un cuadro leve de cansancio que dura no más 15 días, hasta que el organismo se adapta a las alteraciones propias de las estaciones”.

Queda claro que no se trata de una enfermedad, sino una adaptación del cuerpo a los cambios estacionales. Sucede que el reloj biológico necesita un tiempo para acomodarse a los días más largos, las temperaturas más altas y la presencia de más horas de luz. Además, Rodríguez Zia aclaró que en primavera la situación se complica más con las alergias por el polen y cambios de la flora, que en aquellos que lo sufren se suma al cuadro de astenia agravándolo.

Si el malestar se extiende más allá de lo previsible y los síntomas se vuelven más intensos, es fundamental consultar con el médico de cabecera. Porque este cuadro puede ser la manifestación de una enfermedad latente.

Cómo se puede revertir

» Lo importante es conocer lo que ocurre en el propio cuerpo.

» Prepararse para acostarse más temprano. Al sumar una hora de sueño, el impacto es menor.

» Cuidar más la alimentación. Con la llegada de la primavera, es mejor comer más frutas y verduras crudas y orgánicas para aumentar los antioxidantes necesarios para todos los estados de estrés.

» El estrés baja la inmunidad y le da paso a los cuadros gripales, bronquitis y anginas.

» Aumentar el consumo de pescado, para que la energía provenga de grasas buenas, como el omega 3 de caballa, salmón, sardinas.

» Incorporar a la dieta frutos secos, como nueces y castañas de cajú.

» Cuando se está más cansado y exigido, incrementar la energía con alimentos saludables. Evitar las calorías vacías, como la comida chatarra o las golosinas.

» Consultar con el médico por la incorporación de suplementos de vitaminas del complejo B, que estimulan las fuentes de energía de nuestras células.

  • Cansancio estacional

Los síntomas de la astenia de primavera son pasajeros, no más de dos semanas, hasta que el organismo se acostumbre.

« Volver

Diseño Web ID
Atención:Tu navegador es muy viejo. Para visualizar correctamente esta página necesitas la última versión de Internet Explorer ó Google Chrome